miércoles, abril 07, 2010

UGT TCM SE REUNE CON EL PRESIDENTE DE VIAJES MARSANS


El secretario general de la Federación Estatal de Transportes, Comunicaciones y Mar de UGT (TCM-UGT), Miguel Ángel Cilleros, y el presidente de la empresa Viajes Marsans, Gonzalo Pascual, se reunieron en la tarde de ayer para analizar la actual situación por la que atraviesa esta agencia de servicios turísticos y despejar algunos interrogantes sobre su futuro y la estabilidad laboral de sus más de 4.000 trabajadores.
UGT trasladó al máximo ejecutivo de Marsans que su principal preocupación es garantizar la viabilidad de la empresa y la estabilidad laboral para toda su plantilla

En el encuentro, el representante de UGT trasladó al máximo ejecutivo de Marsans que su principal preocupación es garantizar la viabilidad de la empresa y la estabilidad laboral para toda su plantilla –objetivo éste que UGT asume como un compromiso propio–, al margen de quiénes puedan ser sus accionistas que, por otra parte, deben presentar un plan de negocio solvente que venga respaldado por una inversión real y busque un desarrollo de negocio a medio y largo plazo.

Las dificultades financieras de Viajes Marsans se están viendo agravadas por la pasividad consciente de las entidades financieras que están condicionando su propia actividad y una posible venta. Cualquier solución para Marsans pasa por dotarla de una liquidez económica que facilite su viabilidad en un futuro inmediato y estimule la adquisición de la misma por un tercero.

En este sentido, también es exigible a la Administración que se implique como mediador para favorecer el flujo crediticio a una entidad que cuenta con un capital humano de primer nivel que atesora un conocimiento, experiencia y solvencia profesional en el sector turístico que se configura como la mejor garantía para su continuidad.

La situación de Viajes Marsans está generando inquietud entre sus trabajadores, que exigen que se defina su futuro –ligado al de la empresa– en un tiempo razonable, siendo inasumible la dilación de un proceso sometido a constantes especulaciones que sólo contribuyen a generar incertidumbre y confusión.