jueves, junio 10, 2010

UGT tiene muchas dudas sobre la operación de venta de Grupo Marsans, Air Comet y Newco


La entidad compradora es experta en la “adquisición de activos empresariales en dificultades”
En el día de hoy, UGT ha conocido la venta de Grupo Marsans –y otras empresas integradas en Teinver, como Newco o Air Comet– a la entidad Posibilitum Business S.L. a través de los medios de comunicación, por lo que no puede realizar valoraciones precisas sobre las particularidades de dicha operación. En todo caso, y de forma general, entendemos que esta venta cierra, al menos, la fase de prolongada incertidumbre que estaban sufriendo los trabajadores de Grupo Marsans ante el inminente cierre de la compañía, pero nada más.
A partir de ahora, habrá que vigilar muy de cerca cómo se lleva a cabo la consolidación de la empresa en un nuevo entorno de gestión que se prevé difícil si atendemos a la pérdida de clientes y posicionamiento que Marsans ha experimentado en el sector turístico español por la pésima gestión de sus, hasta ahora, dueños.
UGT confía en que, a pesar de la nula información que los dueños de Marsans han facilitado al Comité Intercentros de Marsans, los nuevos gestores tengan bien definido un plan de viabilidad que garantice la continuidad de la empresa a medio y largo plazo. Sin embargo, nos inquieta la total ausencia de referencias de la entidad compradora, definida, según reza el comunicado emitido por Grupo Marsans, como “un vehículo societario vinculado a un grupo especializado en la adquisición y gestión de activos empresariales en dificultades (…)”.
Por tanto, y atendiendo a esta definición, parece obvio que este “vehículo societario” no tiene ninguna experiencia en el sector turístico. Además, en un ejercicio de intuición, UGT considera que estar especializado en el rescate de empresas en crisis puede representar un amplio abanico de futuribles: desde que estemos ante una entidad de capital riesgo (en el mejor de los casos) hasta que Posibilitum sea un intermediario para que el cierre de la compañía no salpique a los señores Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz Ferrán.
Estos interrogantes sólo se resuelven con una información actualizada, temprana, veraz y transparente algo que, por otra parte, ha brillado por su ausencia en todo este proceso.