jueves, junio 13, 2013

LA HUELGA EN GALINDO LA DECIDEN LOS TRABAJADORES, NO EL DIRECTOR DE LA EMPRESA

Las huelgas la deciden los trabajadores y la apoyamos en la UGT. Galindo esta presionando a los conductores para que no secunden la huelga.




Ante la noticia aparecida en un diario de la provincia de Albacete, la UGT TCM, quiere manifestar que:



La convocatoria de huelga indefinida se ha convocado en representación y siguiendo las directrices de la Sección Sindical de UGT, y tras la asamblea realizada entre más de 30 trabajadores de los 64 (incluidos los directivos) que actualmente componen la empresa de transportes del Grupo Galindo.



Que UGT TCM, realiza las negociaciones, movilizaciones y denuncias, que entiende oportunas para la defensa de los intereses de los trabajadores, al margen de los deseos y/o intereses de las direcciones de las empresas en concreto de la Dirección de Grupo Galindo.



Que en febrero de 2007 se realizaron las únicas elecciones en esta empresa, por lo que en el año 2011 se deberían de haber renovado, al estar los delegados ya caducados, no siendo así, la UGT no reconoce esta representación, ya que estos ”delegados”, parece que representan mas a la dirección de la empresa, que los intereses de los trabajadores.



Por ello, la UGT ha constituido la sección sindical, y ha convocado diversas asambleas para tener en consideración la opinión y voluntad de los trabajadores.



Que en la publicación mencionada, el Director de Galindo manifiesta sorpresa, por la convocatoria de huelga, e indica que las deudas están pactadas con el Comité.



Desde UGT TCM queremos aclarar que el pasado día 5 se celebro la mediación, previa a la convocatoria de huelga, y que el propio Director manifestó que la solicitud planteada del pago era inasumible y que la empresa no podía hacer frente a los pagos de las nominas pendientes  (se adjunta acta).



Por todo ello UGT, confirma la convocatoria de huelga indefinida, le guste o no al director del Grupo Galindo, y que serán los propios trabajadores, y no sus declaraciones y/o presiones, los que decidirán si quieren seguir trabajando, sin cobrar o realizar la huelga